Maccabi y Barça han protagonizado un partido muy divertido, con alternancias constantes en el marcador y que se ha decidido en la prórroga a favor del equipo local (99-94). Jasikevicius volvía a pisar La Mano de Elías, su templo, y con mucho ambiente en las gradas, pero sus hombres no pudieron cosechar la victoria para asegurar matemáticamente el primer puesto de la clasificación general ante un rival muy motivado que no se jugaba nada. Zizic (24 puntos) fue el hombre del partido pero Higgins (20 puntos) volvió a pisar el parquet con mucha determinación y Mirotic (23 puntos) protagonizó otra actuación para enmarcar pese a la técnica que le pitaron en los segundos finales de la prórroga por pisar la línea de banda en un saque del equipo rival.

El Maccabi empezó el partido como un ciclón, mucho más intenso y agresivo que su rival. Los pupilos de Ioannis Sfairopoulos movían muy bien el balón en ataque y en defensa consiguieron anular el talento del conjunto blaugrana cerrando espacios con dos contra uno al poseedor del balón. El Barça, por su parte, se mostró muy espeso en los primeros compases del encuentro y acabó el primer asalto anotando muy pocas canastas (19-14).

En el segundo periodo los hombres de Jasikevicius reaccionaron, se pusieron el mono de trabajo, y voltearon la dinámica con mucha más agresividad en defensa y un juego más coral en ataque, aunque se fueron al descanso a un punto de su contrincante (39-38). Higgins, Mirotic y Oriola fueron los jugadores azulgranas más destacados de la primera mitad sin olvidar a Calathes, el director de orquestra. Por parte israelí sobresalió Zizic, que protagonizó un espectacular mate en transición ofensiva, y Caloiaro, que mostró una impecable efectividad en el tiro.

En la reanudación el Maccabi volvió a mostrar su mejor versión (Dragan Bender y Omri Casspi se unieron a la fiesta ofensiva) a partir de una elevada intensidad y el Barça fue a remolque en un tercer cuarto dominado por el gigante Zizic, que ya acumulaba 20 puntos (65-59).

A los blaugranas les tocaba reaccionar otra vez y el último periodo empezó con un espectacular alley-oop de espaldas de Rolands Smits a pase de Westermann. Los últimos diez minutos fueron muy disputados, los pupilos de Saras remontaron la diferencia de seis puntos con el liderazgo de Mirotic, pero en los instantes finales pudo ganar cualquiera de los dos equipos. El combate acabó en tablas (80-80) tras un intercambio de golpes de mucha calidad.

La prórroga fue una continuación calcada del último cuarto: igualdad máxima y mucho talento ofensivo en los dos lados del campo. Higgins, el hombre que forzó la prórroga, volvió a igualar el encuentro a falta de muy pocos segundos (94-94) pero en el siguiente ataque, protagonizado por el equipo local, se decidió el duelo. A Mirotic le pitaron técnica por pisar la línea, como defensor, en el saque de banda y tras el tiro libre volvieron a pitar falta del Barça para dar dos tiros libres más al equipo local. El Barça perdía de tres, necesitaba un triple para forzar otra prórroga más, e inexplicablemente se la jugó con Davies que estaba libre de marca en la línea 6’75. El triple no entró y los hombres de Saras concedieron dos tiros libres más para finiquitar una derrota que les impidió sellar matemáticamente el primer puesto de la clasificación.