Valencia Basket cayó en casa ante Olympiacos por 79 a 88 en un partido dominado por los griegos, que alcanzaron los treinta de ventaja. Un intento de remontada en el último cuarto no fue suficiente para los de Ponsarnau. Vezenkov y Printezis fueron decisivos para los helenos.

Primera parte impecable de Olympiacos

Valencia Basket arrancó el partido con un juego muy intenso y físico, completando dos alley-oops. Pero la alegría le duró poco a los locales, pues Olympiacos le dio la vuelta al marcador con un parcial de 0-10 impulsado por Printezis. La segunda unidad ‘taronja’ maquilló el marcador en los últimos compases. Una canasta de Koufos puso el 19-23 con el que acabó el primer cuarto.

Olympiacos siguió a un fantástico nivel en el segundo cuarto, superando los diez tantos de ventaja pronto. Poco pudieron hacer los de Ponsarnau, que ni con su rival en bonus desde los primeros minutos encontró situaciones para anotar. La máxima para los griegos fue de dieciséis, pero un triple de Labeyrie puso el 31-44 antes del descanso.

Valencia Basket no logra culminar una épica remontada

Los de Bartzokas eran una apisonadora. Poco tardó el conjunto visitante en colocarse con veinte de ventaja, que luego llegaron hasta los treinta. Con un gran Kostas Sloukas en la dirección, los rojiblancos detonaron el partido sin mayor dificultad. Nada puedo hacer Valencia, ni siquiera para reducir la desventaja. Los griegos terminaron el tercer parcial venciendo por 41-74.

Los locales arrancaron con fuerza el último periodo para, al menos, afrontar los dos enfrentamientos siguientes con la mejor forma posible. La diferencia se redujo a menos de quince con una racha espectacular de 21-2. Una técnica a Van Rossom pudo enfriar los ánimos, pero una gran defensa, acompañada de la resurrección de San Emeterio, colocó a Valencia a menos de diez tantos. Vezenkov finiquitó el partido con un triple desde la esquina y los locales se quedaron a las puertas de certificar una remontada que hubiera sido de gran importancia. El resultado final fue de 79-88.

Tanto Giorgios Printezis (18) como Sasha Vezenkov (19) fueron decisivos para la victoria de su equipo. Sloukas también firmó un gran partido con 8 tantos y 11 asistencias. En la otra parte, un gran final del equipo entero no fue suficiente para llevarse el gato al agua. Cuatro jugadores superaron la decena de puntos.