El base de los Denver Nuggets, Jamal Murray, protagonizó una de las noticias más tristes de lo que llevamos de temporada. En el encuentro de la pasada madruga de los de Colorado ante los Golden State Warriors, la joven estrella sufrió una grave lesión en una entrada a canasta, que le dejó maltrecha su rodilla izquierda y tuvo que abandonar el parqué de inmediato.

Los resultados de la lesión no son nada esperanzadores (rotura del ligamento cruzado interior de la rodilla izquierda). Murray se perderá lo que resta temporada y parte de la siguiente. El varapalo para un equipo candidato como son los Nuggets es tremendo. Capitaneados por un Nikola Jokic que postula a ser el próximo MVP de la liga, Denver estaba en las quinielas de los expertos para llevarse el anillo de campeones. Sin embargo este imprevisto puede echarlo todo al traste, ya que Jamal Murray es una pieza fundamental en el esquema de Mike Malone.

El base de 24 años, nacido en Canadá, pasará un largo proceso de recuperación. Veremos como se le da a Denver vivir sin una de sus estrellas de cara a la post-temporada. Sin duda alguna, esta lesión merma las posibilidades de la franquicia.