Los playoff de la Euroliga están a la vuelta de la esquina y ya conocemos a los ocho participantes. Entre los que han llegado a esta fase de la temporada no se encuentran ni Valencia Basket ni Baskonia, aunque ambos tuvieron opciones hasta el final. A continuación, analizaremos las razones por las que los españoles se han quedado fuera de los cruces.

Baskonia, un esfuerzo sobresaliente para morir en la orilla

El conjunto vitoriano no aparecía en las quinielas de nadie al inicio de temporada. Los de Dusko Ivanovic perdieron, sin haber empezado la temporada, a su ‘combo’ Khadeen Carrington y tuvieron que tapar ese hueco con el sobreesfuerzo de otros jugadores no acostumbrados a jugar en esa posición. Esa falta de efectivos y, en concreto, de un jugador de ese perfil mágico ha lastrado al equipo.

Pese a ello, los azulgranas demostraron el tan famoso «carácter Baskonia», con una alternativa sorprendente propuesta por el entrenador; jugar sin pívot. Y es que en la posición de ‘5’ el conjunto baskonista ha tenido otra gran laguna, sobre todo en las últimas jornadas con la lesión de Jekiri. El ex jugador de ASVEL estaba siendo clave para los vascos, supliendo la poca aportación de Diop y Fall. Ivanovic hubiera necesitado un interior de perfil más móvil y talentoso (yo siempre he propuesto a Dejan Kravic).

Estos dos huecos han sido los dos principales hándicaps de un equipo que se ha exprimido al máximo y que ha rozado una gesta heroica. Jugadores como Peters, Sedekerskis, Polonara o Henry se han revalorizado durante el curso y Baskonia deberá buscar, un verano más, jugadores con los que reemplazar a sus grandes estrellas. Pero, pese a las alabanzas, una última pega que se le puede poner al juego baskonista es el no tener un plan B, cuando no podían hacer el baloncesto que querían. Aunque con el roster disponible, pocas opciones tenían.

Polonara ha sido la estrella de Baskonia esta temporada/ Rafa Gutiérrez

Valencia Basket sin Euroliga, ¿y ahora qué?

El conjunto ‘taronja’, pese a las opiniones de algunos, no ha cosechado un fracaso estrepitoso. Si es cierto que la plantilla era una de las mejores de la historia del club, pero en la Euroliga hay grandísimos equipos y Valencia ha acabado donde le correspondía; en la mitad alta de la tabla. El gran problema del proyecto es que, al no haber conseguido un puesto en playoff, no tendrán plaza en la próxima temporada de Euroliga y se verán relegados, salvo sorpresa, a la Eurocup.

El equipo de la capital del Turia ha tenido su principal problema en vestuario. Ponsarnau ha sido muy criticado por la afición. Bien es cierto que no es un entrenador con nivel de top 8, pero tenía una plantilla difícil de manejar. El técnico catalán no conseguido manejar los egos de algunos jugadores, caso de Derrick Williams. El ala-pívot americano llegó como fichaje estrella y su rendimiento no ha sido para nada el esperado. Mucha irregularidad, desconexiones defensivas y malas decisiones de tiro han hecho de él una decepción que, casi con total seguridad, pondrá rumbo a otro sitio en verano.

Valencia Basket ha echado en falta, al contrario que Baskonia, por no tener un perfil físico en el juego interior. Tobey y Dubljevic han pagado cara su escasa movilidad lateral y capacidad taponadora en muchos partidos. Las lesiones, o malas adaptaciones, de jugadores como Hermannsson, Sastre o Marinkovic han provocado que los valencianos tuvieran pocos efectivos en el juego exterior. Prepelic, Van Rossom y Kalinic se han encontrado muy solos en muchos tramos de la temporada y no han sido suficiente muchas veces pese a sus grandes prestaciones. Jugadores como Puerto o Vives no han logrado aumentar la profundidad de plantilla.

Nikola Kalinic, estrella de Valencia Basket, será agente libre este verano./ Eurohoops.net

Fuera del tema roster, los ‘taronjas’ han pecado en algunas ocasiones de falta de experiencia. Es el caso de partidos como ALBA Berlin o MaccabiJaume Ponsarnau ha confiado mucho en su estilo de juego y la magnífica circulación de balón que suele hacer Valencia, lo que ha ocasionado no tener un plan B que hubiera sido necesario en ciertos momentos. Además, jugadores (Marinkovic especialmente) se han visto damnificados por no tener jugadas de pizarra que les permitieran obtener situaciones cómodas tiro. Esto, en un equipo con muchos perfiles similares, ha sido determinante en partidos contra rivales directos.

Ahora a ambos equipos deben pensar en el tramo restante de liga regular doméstica y sus posteriores playoffs. Baskonia volverá a vivir el mejor baloncesto continental el próximo curso. Mientras, Valencia Basket formará el equipo más fuerte posible para conquistar la Eurocup y certificar lo más pronto posible su retorno a la Euroliga.