Breanna Stewart recibió este domingo el premio de MVP de la Final Four de la Euroliga femenina. Uno más para su extensa colección.

Stewart anotó 12 puntos, capturó 6 rebotes y repartió 3 asistencias en la final ante el Perfumerías Avenida. Cifras inferiores a las de Tiffany Hayes, pero la fuerza del equipo campeón acabó pesando en su elección.

A sus 26 años, la estadounidense ostenta un palmarés alucinante. Campeona del mundo con Estados Unidos, campeona de la NCAA (cuatro veces), campeona de la WNBA (dos) y campeona de Europa.

Y en todos esos títulos colectivos, Stewart ha sido protagonista individualmente hablando. Fue la mejor jugadora en todo su periplo universitario (2013-2016), acumula tres MVP en la WNBA (doblete fase regular + final en 2018, final del 2020), fue nombrada MVP del Mundial 2018 y en 2019 salió elegida como mejor jugadora de la fase regular Euroliga. Anoche, en Estambul, recibió su penúltimo MVP.

Sus palabras tras el premio: 

«Miguel Méndez es un entrenador increíble y el UMMC es un club espectacular. Quería dar el máximo por la apuesta que hicieron por mí tras la operación. La prioridad era ganar el título, el MVP es la guinda del pastel. Nunca lo olvidaré».

Como dice las películas, to be continued.