El CSKA Moscow venció por segunda vez en tierras rusas al Fenerbahçe y está muy cerca de lograr una plaza en la Final Four de la Euroliga. Con un gran partido del dúo Hackett-Shengelia, los locales superaron a un Fenerbahçe que no encontró a De Colo en todo el partido. Guduric, con 27 tantos, estuvo demasiado solo.

CSKA toma ventaja al final de la primera parte

El arranque del partido fue, cuanto menos, movido. Tras un intercambio inicial de canastas, De Colo tuvo que retirarse al vestuario por un golpe en la nariz propiciado por Kurbanov. Fenerbahçe recuperó a Dyshawn Pierre tras superar los protocolos por ser positivo, pero CSKA seguía un escalón por encima con Daniel Hackett como líder. Con las numerosas bajas, Guduric asumió los galones para que su equipo se mantuviera a la altura de la situación. Una canasta final de Biberovic finiquitó el primer cuarto con los turcos por encima (23-25)

En el inicio del segundo cuarto hubo más acciones polémicas y encontronazos que canastas, convirtiendo la primera Voigtmann desde la línea de tres pasados dos minutos. Desde ahí, ambos equipos mejoraron sus prestaciones ofensivas y el partido mejoró su atractivo. Los rusos tuvieron una gran racha a mitad de cuarto gracias a una defensa menos laxa que la del primer parcial. Fenerbahçe vio frenada en seco su producción ofensiva y saldó el segundo cuarto perdiendo por 50 a 42.

Hackett y Shengelia, decisivos para el 2-0

El tercer cuarto comenzó con errores en el tiro. Ambos equipos sufrían mucho para anotar. El conjunto otomano fue recortando con cuentagotas, sirviéndose de la estelar actuación de Marko Guduric para ello. Los de Itoudis eran incapaces de anotar y Sipahi erró cuatro tiros libres consecutivos que hubieran puesto por delante a los suyos. Tras ocho minutos sin anotar en juego, un triple de Clyburn acabó con la sequía. Lundberg ahondó en la herida de su rival y devolvió a su equipo la ventaja con la que comenzó el periodo. Una canasta final de Lorenzo Brown dejó un tanteo de 60-55 con el que afrontar los diez minutos finales.

La primera canasta del último parcial corrió a cargo, una vez más, de Iffe Lundberg. El ejército ruso sudaba sangre para aguantar la renta obtenida, beneficiado por un par de acciones difíciles de arbitrar. Los de Erdem Can, entrenador jefe en ausencia de Kokoskov, no permitían a los locales anotar, pero tampoco lograron acercarse, menos aún tras una gran canasta sobre la bocina de la posesión de Daniel Hackett. Kurbanov anotó un triple que colocó a los suyos con dos dígitos de ventaja y que fue la daga que remató a Fenerbahçe. El partido acabó 78-67 para los locales.

El jugador más valorado del encuentro fue Marko Guduric, líder del equipo derrotado con 27 puntos en un muy mal partido de Nando De Colo. Por parte de CSKA, Daniel Hackett con 14-4-8 y 26 créditos de valoración fue el mejor del conjunto ruso. El italoamericano tuvo a su perfecto escudero en Tornike Shengelia, con 11-7-7 para 22 de valoración.