El Bayern Munich se llevó una victoria de mucho prestigio ante Armani Milano por 85 a 79 y mantiene la serie viva para un cuarto partido. El equipo alemán estuvo liderado a la perfección por Vladimir Lucic, que encontró buenos escuderos en JaJuan Johnson y compañía. Los milaneses tendrán que esperar, como mínimo, hasta el viernes para certificar su presencia en una Final Four por primera vez en 29 años.

Bayern Munich mantiene parte de la ventaja del primer cuarto

El marcador lo abrió un invitado sorpresa: Diego Flaccadori. El Bayern Munich comenzó con una mayor intensidad, estaban dispuestos a irse de la serie sin una victoria. Pero Milano empató el partido pronto, lejos de aceptar una desventaja tan temprana. De poco le sirvió esta reacción al conjunto italiano, pues los locales pusieron la directa hacia la victoria y, con un Jalen Reynolds estelar desde el banquillo, firmaron un parcial de 14-0 que sirvió para finalizar el cuarto 23-9.

Los visitantes cambiaron totalmente el chip. Con una anotación repartida, aunque con Shields como líder, estrecharon el cerco sobre su rival desde los primeros minutos. La escuadra local resistía al empuje a base de una defensa muy física, que exigía a Armani Milano a tirar de talento. Los lombardos formalizaron la remontada en los minutos finales de la primera mitad. Eso no significó el fin de los bávaros, que volvieron a ponerse por delante con varias penetraciones muy poderosas. El tanteo al descanso terminó siendo de 39-35.

Los alemanes no permiten a Milano acabar con la serie

En el tercer parcial, los germanos retomaron el buen hacer del final del primer cuarto. Con un Vladimir Lucic incontestable y una correosa defensa que impidió a Milán anotar durante cinco minutos, consiguieron una máxima superior a los quince tantos. Máxima que ascendió hasta los dieciocho dos minutos minutos más tarde, tras algo de anotación, racionada con cuentagotas, del equipo rival. Un digno final de periodo de los de Messina, que incluye un tres más uno de Punter, dejó un marcador de 64-51 con el que encarar los diez minutos finales.

Delaney estrenó el último parcial con un espectacular triple con falta antideportiva. El saque posterior de la «intencionada» fue proseguido por otro dos más uno del base americano que provocó la quinta falta de Baldwin. Con todo cuesta arriba, Lucic siguió con su equipo a la espalda. Bayern Munich iba arañando canastas a una gran defensa de Armani Milano, lo que le permitía mantener la renta cosechada. El conjunto dirigido por Trinchieri supo lidiar, esta vez si, con la presión y la experiencia de los italianos para hacerse con una victoria de mucho valor por 85 a 79.

El mejor jugador del partido fue Vladimir Lucic, con 27 puntos y 7 rebotes, estableciendo un nuevo tope personal de anotación. El serbio estuvo escoltado a la perfección por JaJuan Johnson (19 de valoración), además del buen hacer de todo el equipo. Por parte de Milano, el americano Malcolm Delaney (21 val) se encontró bastante solo pese a los buenos momentos tramos de jugadores como Sergio Rodríguez o Shavon Shields.