El Anadolu Efes se ha impuesto al Real Madrid (88-83) en el último partido de la serie y se ha ganado su billete a la Final Four tras sufrir hasta el último segundo. La igualdad ha sido máxima entre los dos equipos, que han ofrecido un magnífico espectáculo, y se ha llegado a muy pocos segundos para el final con todo por decidir. Finalmente el triple de Simon entró y el de Llull… esta vez no.

Los pupilos de Ataman han conseguido su objetivo de la temporada, llegar a la Final Four, y lo han hecho liderados por un sobresaliente Singleton (26 puntos y 8 rebotes). El pívot norteamericano ha jugado todo el partido, apenas ha descansado tres minutos, y ha impartido una clase magistral con porcentajes de tiro de matrícula de honor. Micic (18 puntos) y Simon (17 puntos) también fueron providenciales para la victoria mientras que Larkin se reservó para los minutos finales.

Los hombres de Laso han dado la cara en todo momento, en el tercer periodo se han recompuesto tras un parcial de 14-0 y en el último asalto pudo pasar de todo. Laprovittola (17 puntos) hizo soñar a los suyos en un final de locos con tres triples consecutivos pero esta vez la moneda cayó para el lado turco.

El Efes empezó muy firme en su intención de cargar el juego a un superlativo Singleton pero el Real Madrid no perdió los nervios y aguantó la presión inicial del equipo local. Micic comenzó decidido a dar señales de su extraordinaria calidad pero Alocén y Carroll, con siete puntos cada uno, mantuvieron al Madrid firme y sin miedo a nada (18-21).

En el segundo asalto se desencadenó un festival de triples en ambos lados de la pista y entre ellos vivimos una secuencia maravillosa de cinco seguidos (dos para el Madrid y tres para el Efes) acabada con un triple de Micic desde su casa. Krunoslav Simon brilló por encima del resto con triples y penetraciones de mucha calidad pero el Madrid seguía plantando cara. Tavares se dejaba la piel en la pintura, Thompkins tuvo una aparición estelar con seis puntos seguidos y Larkin estaba totalmente anulado con cero puntos en su casillero (36-41).

En la reanudación, el Efes despertó y le endosó un parcial de 14-0 a su rival. Parecía que el partido podía romperse con el 55-44 pero entonces volvió a aparecer Thompkins con seis puntos seguidos (dos triples) para liberar la épica del Madrid. Micic, Singleton y Simon dominaban la situación pero el Madrid remontó y se llegó al último periodo con todo por decidir (60-57).

En el definitivo asalto se sucedieron los golpes anímicos en los dos lados de la cancha a partir del acierto del rival. Los dos equipos se mostraban infalibles en ataque con triples increíbles. Laprovittola tuvo su momento pero entonces apareció Larkin, desaparecido en combate durante todo el partido, y sobre todo un triple final de fantasía de Simon que Llull no pudo igualar (88-83).