Barça y Olimpia Milano se han enfrentado en la segunda semifinal de la Final Four en un choque apasionante que no se ha decidido hasta el último segundo. Las alternancias en el marcador han sido constantes, cada equipo ha tenido su momento y se ha llegado al final con igualdad máxima. Kevin Punter (23 puntos), el mejor del equipo italiano, falló el triple crucial y en la siguiente jugada, a muy pocos segundos para el final, Cory Higgins metió la canasta ganadora para convertirse en el héroe del partido y certificar el pase a la final de un Barça muy combativo (84-82).

Gasol deslumbró en la primera parte con 10 puntos en los dos primeros cuartos, Mirotic lideró el ataque blaugrana durante todo el choque con 21 puntos, pese a no estar fino en los instantes finales, y Calathes es  duda para disputar la final tras sufrir una torcedura de tobillo a falta de tres minutos para la conclusión del choque.

El partido empezó con el Barça pisando fuerte y muy bien dirigido por Calathes, el cual repartió cinco asistencias en el primer cuarto. Mirotic y Gasol lideraron con puntos el ataque azulgrana desde el inicio con jugadas espectaculares y el Milano se mantenía muy cerca de su rival gracias a la inspiración de Punter y Micov (27-24).

En el segundo periodo la defensa «made in Saras» se impuso al aspirante italiano y el Barça consiguió abrir brecha e irse al descanso con una ventaja considerable (51-42). Higgins y Calathes se unieron al festival anotador de Mirotic y Gasol, todo parecía controlado por los hombres de Jasikevicius.

En la reanudación la defensa de los pupilos de Messina colapsó el ataque blaugrana y los triples de Punter y compañía destrozaron el muro del equipo catalán. El Milano tenía la iniciativa pero Calathes , muy inspirado en el tiro exterior, acortó las distancias en el último momento con un triple providencial (67-71).

En el último asalto la igualdad fue extrema, el Barça recuperó las buenas sensaciones pero Calathes se torció el tobillo a falta de tres minutos para el final al pisar a Hines y tuvo que irse al banquillo con la ayuda de los fisioterapeutas. A partir de entonces el base fue Bolmaro y Punter puso las tablas a falta de un minuto y medio con otro triple de los suyos (82-82). Los nervios viajaban de un lado a otro de la cancha, nadie podía romper la igualdad en el marcador y, esta vez, Punter falló el triple decisivo a pocos segundos para el final. El último ataque era para el Barça y Higgins se convirtió en el héroe del encuentro al anotar la canasta decisiva cerca de la línea de triple tras subir él mismo el balón (84-82). Al Milano solo le quedaban ocho décimas para conseguir el milagro pero no pudo hacer nada para contrarrestar la jugada definitiva del Barça con el sello de Higgins.

Este domingo el Barça se jugará el máximo título continental contra el Efes de Micic a las 20:30.