Armani Milano venció al CSKA Moscow por 83 a 73 y se hizo con la tercera plaza de la Euroliga. Con un gran Sergio Rodríguez, los milaneses acabaron con un buen sabor de boca tras ese mal trago ante el Barça el viernes. Los rusos fueron a remolque durante todo el encuentro y solo Tornike Shengelia estuvo al nivel necesario. El actual campeón termina la Final Four en último lugar, mientras que Milano, tras 29 años de sequía, consiguió vencer un partido en la cita más importante del baloncesto europeo.

Milano saca ventaja justo antes del descanso

Caleb Tarczewski abrió el marcador desde la media distancia, seguido de un triple de Vladimir Micov, que ha estado a un gran nivel en esta Final Four. Kurbanov encendió a su equipo que, pese a ello, siguió a remolque. Los moscovitas recortaron poco a poco hasta llegar a ponerse por delante tras una antideportiva de Michael Roll, que estaba a gran nivel. El conjunto ruso mantuvo esta mínima ventaja durante lo restante del periodo para saldar este con un marcador de 20-23.

La primera del segundo parcial corrió a cargo de Darrun Hilliard. Milano mejoró su nivel defensivo y retomó el liderato. Liderato que no consolidó, pues se mantuvo la igualdad durante todo el cuarto, con numerosos empates momentáneos. En los compases finales, el conjunto lombardo pudo estirar esa ventaja, liderados por un gran Kyle Hines. Al descanso, el electrónico dibujaba un 40-34, luego de una gran canasta final de Iffe Lundberg.

Milano se hace con el bronce

El ‘ejército rojo’ se acercó tras volver de los vestuarios. Milano pronto volvió a tener un buen colchón gracias a su acierto desde el triple. Pero la dinámica del partido se mantuvo a rachas y CSKA volvió a arrimarse a su rival con un soberbio Tornike Shengelia resarciéndose de su mal partido en semifinales. Los de Messina lograron permanecer por delante al término del tercer periodo gracias a un fantástico Sergio Rodríguez. El encuentro llegó a sus últimos diez minutos de vida con un marcador de 60-57.

Armani Milano arrancó mejor el parcial definitivo, colocando una nueva máxima ventaja con esos nueve tantos. Olimpia incluso alcanzó los dos dígitos de renta. Los de Itoudis se desplomaron anímicamente al final del encuentro y los italianos acariciaban la victoria. Pero los rusos, con varios lanzamientos lejanos, se negaron a tirar la toalla. Pese a los últimos coletazos del actual campeón, un triple tardío de Vladimir Micov sentenció el partido en favor de los milaneses. El resultado final fue de 83-73.

El mejor jugador del encuentro, pese a la derrota, fue ‘Toko’ Shengelia (18-9 y 27 de valoración). El georgiano estuvo poco acompañado salvo momentos puntuales. Esto lo aprovechó Milano que, a través de un juego coral, tiró del talento del ‘Chacho‘ (14-6) y del trabajo de Hines y Tarczewski para cerrar la victoria y hacerse con el tercer puesto.