Covirán Granada se lleva el primer punto de la final por el ascenso a ACB ante Leche Río Breogán de forma muy cómoda (67-53). Los locales se repusieron de un parcial lucense al inicio del segundo cuarto y comenzaron un asedio del que los de Diego Epifanio no pudieron salir. Lluís Costa y Thomas Bropleh, como de costumbre, desquiciaron a la defensa rival. El conjunto visitante, por su parte, estuvo muy descuadrado todo el partido, con un mal partido de su estrella, Kevin Larsen y deberán vencer el jueves en su campo para evitar el ascenso de los granadinos. 

Irregularidad de ambos, que aprovechan los locales para tomar ventaja

Con una gran intensidad por parte de ambos equipos, Sergi Quintela abrió el marcador desde el tiro libre. El conjunto local golpeó primero, pero los lucenses lograron enlazar un parcial de 0-12 en seis minutos, colapsando totalmente el ataque del Covirán Granada. Dos tiros libres finales de Thomas Bropleh colocaron un resultado de 11-15 al final del primer parcial.

Iván Cruz estrenó el segundo periodo desde el triple, poniendo la máxima del encuentro para los suyos. Los visitantes se mantenían por delante a base de talento. A base de pico y pala, el conjunto nazarí pudo seguir la estela de su rival y darle la vuelta al marcador con casi medio cuarto por jugarse. El encuentro prosiguió con sus idas y venidas; golpeaba Breogán, respondía Granada, y viceversa, resultando un duelo fantástico para el espectador. Los de Pablo Pin fueron los últimos en asestar un durísimo parcial a su rival, aumentando la diferencia máxima que habían logrado en el primer cuarto (6) y finalizando la primera mitad de forma formidable, alcanzando los dos dígitos de ventaja (40-29).

Covirán Granada se lleva el partido con solvencia

Leche Río Breogán comenzó la segunda parte con buenas sensaciones y evitó que su rival se siguiera despegando. Pese a ello, Bropleh siguió con su show particular para mantener a los suyos en alza. Los granadinos hicieron muchísimo daño en el rebote ofensivo y destrozaron de esta manera la zona de los de Diego Epifanio. Los locales encararon el último cuarto con una ventaja de diez tantos (53-43).

Costó abrir el marcador en el periodo final. Lo hizo Israel Gutiérrez, que estaba dando un altísimo nivel, de forma inesperada, y los gallegos recortaron distancia con una gran defensa. Pero una antideportiva en ataque y un triple de Lluís Costa permitieron a Covirán Granada volver a su nivel e implantar un nuevo tope en su ventaja, con quince cuando ‘Epi‘ pidió tiempo muerto. La renta nazarí siguió en aumento y los campeones de la liga regular comenzaron a acariciar la victoria. La escuadra visitante ya no pudo responder y el enfrentamiento se cerró con un resultado de 67-53.