FC Barcelona

    0

    El Barcelona le dio plenos poderes a un tándem que pretende recuperar la ilusión en el Palau. Nacho y Juan. Rodríguez y Llaneza. (Pónganles en el orden que quieran). Dos personas con amplios conocimientos baloncestísticos. Gestor y ojeador. El objetivo: planificar a corto y medio plazo. Se acabaron los experimentos de Holmes y Munford -aunque ahora vayan a jugar el Americup con Estados Unidos- o los fichajes sin sentido de tercer nivel.

    Las primeras acciones de la pareja mencionada fueron tan necesarias como implacables: media plantilla, a la calle. O bien porque finalizaban contrato o porque su continuidad en el club era inviable -rendimiento en mano, nada de fobias personales-. La imagen ofrecida necesitaba de una quema radical. Y no les tembló la mano.

    La segunda decisión era igual o más importante que la anterior. ¿Qué entrenador debía asumir las riendas del proyecto? Sonó Jasikevicius hasta la saciedad por su trabajo en Kaunas y un carisma que se antojaba imprescindible para encender a la afición, enamorada del carácter de Saras. Pero se escogió a Sito Alonso, un perfil parecido en cuánto a exigencia y en plena madurez profesional. Un técnico de oratoria convincente y avalado por Aíto. Aunque el tiempo servirá para hacer un valoración, la apuesta del Barcelona parece acertada. 

    Seleccionado el capitán del barco, tocaba escoger a los marineros. Y ahí hemos empezado a ver en acción al tándem Nacho-Llaneza en su versión más genuina. Con negociaciones silenciosas -salvo la de Hanga, por todo el culebrón del tanteo- y jugadores que hubieran entrado en pocas quinielas -Moerman, Pressey y Marc García, por ejemplo-, han confeccionado una plantilla más que correcta. 

    • Si analizamos el juego interior, el Barça ha sabido encontrarle a Tomic un ayudante -dos si contamos a Oriola– de alto nivel. Séraphin puede ser perfectamente el pívot titular, sobre todo en Euroliga. El francés es un jugador corpulento y determinante en la pintura, aunque atrás acumula demasiados despistes -no por ser lento precisamente-. Si su adaptación es correcta, él va a ser el jugador que decante la balanza de cómo puede evolucionar el equipo esta temporada. Tomic, nada nuevo, ‘sobrado’ en la ACB, más irregular en Europa.
    • Y ahí aparece un tercer actor en el reparto: Pierre Oriola. Puede jugar de ‘5’ y también de ‘4’. Jugador versátil, es un interior moderno capaz de defender a un exterior por su movilidad lateral. Al poste tiene movimientos interesantes y no duda en salir al contraataque tras rebote defensivo. Su intensidad atrás puede ser clave. Jugador de garra y espíritu. Podemos discutir el precio que ha pagado el Barça por él, pero tiene 24 años y proyección. A largo plazo, con el añadido de ser cupo, una pieza muy codiciosa.
    • La posición de ‘4’ puede generar dudas. No hay jugadores de primer nivel, es un hecho. Ni Moerman, ni Vezenkov ni Claver lo son. Pero sí pueden ser jugadores muy útiles para el equipo. El francés es un fichaje interesante. Experiencia y rebote con buen tiro exterior. El búlgaro debe continuar con su línea ascendente. El español, cuando se recupere de su desafortunada lesión, tiene que ser determinante en defensa.
    • Aunque en el baloncesto moderno las posiciones tradicionales ya no existen como tal, es en la posición de alero en la que encontramos, posiblemente, los grandes aciertos de Nacho y Llaneza hasta ahora: Adam Hanga y Rakim Sanders. Defensa, físico, versatilidad y puntos. Sito tendrá la ardua misión de que ambos funcionen en su máximo esplendor (¿les veremos jugar juntos, Sanders de ‘4’ y Hanga de ‘3’ alguna vez?), pero se trata de dos jugadores de primera línea en Europa. De esos que te permiten competir y aumentar/mantener la intensidad durante un partido. Pueden salir mal, claro, pero son dos fichajes excelentes.
    • A eso hay que sumarle la juventud de Rodions Kurucs, un jugador holgadamente preparado para jugar en ACB. Eso no significa que vaya sobrado, pero sí ostenta unas capacidades físicas y técnicas para jugar 15-20 minutos de calidad en la liga. Viendo cómo fue la pasada Euroliga -para todos los equipos-, su presencia en la competición doméstica debería ser obligatoria.
    • El ‘2’ me sugiere infinidad de dudas. Koponen por la irregularidad mostrada antaño -contagiado por la atmósfera general, lo puedo llegar a comprar-; Ribas y Navarro por sus respectivos estados físicos. Si Pau es capaz de recuperarse bien y coger confianza es un seguro de vida, tanto en ataque -notable en el tiro exterior- como en defensa -un especialista-. El caso de Juan Carlos es de sobras conocida. Lejos de aquella versión eléctrica y decisiva, el capitán asume un rol muy secundario. Su talento le permitiría meter triples con 50 años, pero su físico le impide generar lo de antes. En defensa, un lastre.
    • Podríamos decir que en esa posición faltan puntos. No hay un tirador regular. ¿Marc García? Le caen los puntos de las manos pero para destacar y tener oportunidades deberá mostrar una mejora física y un mayor trabajo defensivo. El talento existe, ahora falta trasladarlo al máximo nivel.
    • Y terminamos en la posición de ‘1’. El base. El cerebro. Dicen los expertos que si un equipo no tiene una buena pareja de bases no puede competir. Thomas Heurtel es un notable fichaje. Irregular seguramente, pero un jugador contrastado en el baloncesto europeo. Tiro exterior, buena lectura del pick’n roll y agresivo de cara a canasta. A menudo, precipitado, pero lo lleva en su ADN. Y el segundo base será Phil Pressey. La gran apuesta de Llaneza. Cuando la NBA se llevó a Larkin las opciones pasaban por esto: arriesgar. Si funciona, Llaneza será encumbrado. Si decepciona, las críticas serán feroces. Talento tiene, pero es un melón por abrir que necesita adaptarse al baloncesto europeo. Veremos cuánto tarda en lograrlo.

    A bote pronto, y sin lanzar las campanas al vuelo de llegar a la Final Four o pasar por encima del Madrid porque no estará Llull -sigue teniendo un señor equipo el conjunto de Laso-, es evidente que el Barça da un paso adelante a nivel competitivo. Contando las salidas de Bogdanovic y Udoh (Fenerbahce), la de Teodosic (CSKA) y la mencionada baja de Llull, parece que el club azulgrana no estaría tan lejos, plantilla en mano, de los máximos candidatos al título. Pero la Euroliga es una competición terriblemente duray hacer pronósticos en agosto es arriesgado y estéril. Pasar de las catacumbas al Olimpo, en sólo un año, parece utópico.

    Ahora toca ver si Sito Alonso es capaz de encajar las piezas del puzzle y conseguir que la maquinaria funcione. “Deberes hechos, ilusión moderada”.

    Resultados

    Liga Endesa
    Palau Blaugrana

    Liga Endesa
    Palau Blaugrana

    Liga Endesa

    Liga Endesa

    Euroliga

    Euroliga
    Palau Blaugrana

    Liga Endesa
    Palau Blaugrana

    Euroliga

    Liga Endesa
    Palau Blaugrana

    Euroliga

    Liga Endesa

    Euroliga

    Euroliga
    Palau Blaugrana

    Liga Endesa
    Palau Blaugrana

    Euroliga
    Palau Blaugrana

    Euroliga

    Liga Endesa

    Euroliga
    Palau Blaugrana

    Liga Endesa

    Euroliga
    Palau Blaugrana

    Liga Endesa
    Palau Blaugrana

    Euroliga

    Euroliga
    Palau Blaugrana

    Liga Endesa

    Euroliga

    Liga Endesa
    Palau Blaugrana

    Euroliga
    Palau Blaugrana

    Liga Endesa
    Palau Blaugrana

    Liga Endesa

    Liga Endesa
    Palau Blaugrana