Olympiacos

    0

    Las reconstrucciones que Olympiacos hace cada temporada se mueven en parte de un único fin: conseguir mantener el bloque y el juego que le caracteriza. El sabor de la NBA también ha llegado al Pireo para quedarse y aportar la calidad, eso si, con la leyenda y con más piezas que pueden hacer un bloque interesante.

    En el Pireo se encara una nueva temporada ilusionante en Euroliga, como lo llevan haciendo las últimas temporadas. Pero siempre les faltaba algo, alguna cosa les impedia llegar a la gloria de hace uns años. Giannis Sfairoupoulos tiene un equipo a su medida: conjunto completo, con un fin más defensivo, dureza y fuerza en ambos lados de la pista. Sabemos cómo le gustan a Olympiacos, partidos de pocos puntos y mucha defensa, algo que les puede ser contraproducente contra equipos rápidos.

    ¿Y quien liderará el timón? La leyenda Spanoulis. Vassilis está listo, pese a que le queda poco, la cuerda todavía no le acaba. Este balance de jóvenes con veteranía es una baza importante en este equipo, este año le acompaña en la dirección el letón Janis Strelnieks, un jugador que ha ido más, gran director y tirador nato, con mucho futuro por delante.

    Junto a ellos, llega la hora de Vangelis Mantzaris, un jugador que sabe moverse genial en los espacios y buen tiro de tres. Y aquí llega el primer NBA, el ex Charlotte Hornets, Brian Roberts. Un jugador de perfil europeo, rápido, anotador y también puede llegar a ser base director. Se les une un gran jugador como es Kostas Papanikolau, un multiusos en toda regla, con mucha fuerza, penetrador y con un tiro decente en buenos momentos.

    Y dentro, si que ha habido muchos cambios. Para comenzar, el segundo NBA, Hollis Thompson, explosivo bajo los aros y muy luchador en ambos lados de la pista. Destaca por su ataque, pero en defensa puede ser una bestia parda. A él, otros dos fichajes ex Liga Endesa como son Kim Tillie y Georgios Bogris. Jugadores muy parecidos, pero de diferente estilo, Tillie más abierto que Bogirs (de los mejores juegos de pies de la Euroliga), más hacia la pintura y con buena mano de ambos con una defensa envidiable. Y sigue el incombustible Georgios Printezis, tiro, garra, fuerza… tienen mucho.

    Siguiendo con los pívots, es las horas de los jóvenes, sobretodo de uno: Nikola Milutinov se destapó a final de temporada y ha trabajado mucho para conseguir un hueco. Gran movimiento de pies, mucha altura y ha conseguido mucha fuerza física. En defensa es un jugador muy imponente. El otro es Dimitris Agravanis, un jugador que va a más, cogiendo confianza y teniendo su tiro exterior como armas.

    La estrella: Vassilis Spanoulis

    Sigue siendo el rey de El Pireo. Spanoulis sigue siendo incombustible. Tiro exterior, rapidez, defensa, inteligencia, tiene mucho recorrido en sus espaldas y pese a que ya coge una edad de pensar en otras cosas, sigue siendo el mismo. El termómetro de un equipo, el director del juego. Las ganas de la leyenda sigue estando y quiere disfrutar a tope de todo lo que tiene.

    Atentos a: Nikola Milutinov

    Podría poner a los dos NBA que llegan, pero este puede ser su año. Ha trabajado mucho en verano para estar donde está. Milutinov se ha esforzado mucho desde que salió de la cantera del Partizan de Belgrado. En este inicio de temporada, ha estado a la altura de los mejores, tiene recorrido, pero ya ha hecho un paso de gigante para ser referente.

    ¿A que aspiran?

    El año pasado aparecieron como tapados, y llegaron a la Final Four. No tenían equipo y lo hicieron, perdieron la final, pero con honor. Este equipo siempre ha sido impredecible, pero compactos y luchadores hasta el final. Su defensa es la mejor de Europa y su ataque es letal. Vuelven a ser candidatos a ganar, pero su irregularidad también les puede jugar una mala pasada. Solo habrá que ver y disfrutar.